Search

Cargando...
Se ha producido un error en este gadget.
viernes, 23 de marzo de 2012

Tatuajes que vibran cuando suena el móvil

Nokia quiere patentar unos tatuajes que vibran con cada llamada telefónica. Sí. Combinar esos tatuajes con alguna promoción de llamadas gratuitas con amigos puede ser una experiencia maravillosa que nunca quiero tener. Se acabaron las excusas, los "es que lo tenía en silencio", "es que no lo he escuchado", "no te lo he cogido porque estaba dando a luz",... nada, nada: si te llaman y no sientes la llamada es que estás muerto.

A grandes rasgos, la patente se basa en incluir elementos magnéticos en la piel que detecten las ondas magnéticas que emita el teléfono y reaccionen ante ellas.

Supongo que los tatuajes serán personalizados y variarán según quién llame; así, "amor de madre" vibrará cuando llame la susodicha y "Jesús te ama" cuando se te vaya a aparecer un santo en un descampado. Los que se hayan tatuado el archiconocido "insert coin" en la cola también serán avisados cuando llegue el momento de jugar. Es cuestión de pasarle la agenda al tatuador y que se ponga manos a la obra.

Yo veo la mano de las agencias de espionaje detrás de esto; debe de ser algún plan para acabar con los Yakuza provocándoles ataques epilépticos a base de llamadas perdidas. Seguro, vamos.

Visto en Business Insider gracias a ALMAX (el lector, no el medicamento)

   

Ver fuente

Sujetador de beicon [Actualizado: versión beicon asado]

sujetadores_bacon.jpg

En NPC somos adictos al beicon, y parece que hay gente que también adora este producto cárnico. Esta chica, por ejemplo, se ha fabricado un sujetador compuesto íntegramente por sabrosas lonchas de beicon.

Probablemente la imagen más lujuriosa que jamás haya visto Homer Simpson, o cualquiera de los millones de pseudo-clones que tiene en el planeta ¿Eres tu uno de ellos? ¿Te excita ver esa imagen?

[Actualizado desde Ufunk, gracias a Manuel]

   

Ver fuente

Casco para suicidios limpios [Actualizado]

Suicidarse sin una planificación previa es un acto irresponsable y egoísta; hay que pensar en los que se quedan aquí, los que tienen que despegar los sesos de la pared susurrando el magnánimo "con lo bueno que era". No era bueno: te hace limpiar sus restos, y la sangre es difícil de quitar, por no hablar de un diente bien clavado en la pared, que requiere de tenazas y mucho ánimo. Las orejas dan menos trabajo porque no se suelen adherir, pero, eso sí, dan repelús del malo (la definición de este término está todavía en entredicho; gt7h1 os ampliará los detalles).

El casco para suicidios limpios de Sebastian Erraruriz consigue que todo el estropicio quede concentrado en un solo lugar: el casco. La limpieza de la cabeza se limita a decidir si va en el contenedor de plásticos o de orgánicos (en el de papel no, a no ser que el suicida fuera un amante del origami). Eso es pensar en los demás. Eso es ser solidario, claro que sí.

[Actualizado]
Juan Fernandez nos comenta que estamos ante un plagio de una idea suya de hace 10 años. La verdad es que parece tener toda la razón, así que aquí publicamos lo que apuntó en Adequacy.org en aquellas fechas.

"If you wear a helmet your brains won't spread all around so you won't need to hide in a cave or anything to blow them up. Just make sure to get one of those stickers saying "In the event of an accident please do not remove my helmet".

Muy interesante su apunte sobre lo necesario de poner en el casco una de esas etiquetas con el mensaje "En caso de accidente no me quiten el casco"

Visto en Who killed Bambi?

   

Ver fuente

Crean algoritmo para encontrar a Wally

Stack Overflow es una página donde se reúnen muchos programadores y se cosen a preguntas, se proponen desafíos y los solucionan entre todos a modo de cónclave de eruditos. Es como Yahoo! Answers pero con menos probabilidades de que la respuesta sea una enfermedad mortal. La iniciativa es hermosa, claro, y muy útil, pero los resultados lo son todavía más: su última hazaña ha sido dar con el algoritmo para encontrar a Wally. Vamos, que han reventado el juego.

Los interesados podéis ver el proceso aquí; el tal Heike es el que se ha colgado las medallas usando un programa llamado Mathematica.

El método todavía no está depurado y precisa de unos retoques (a veces da falsos positivos), así que ese margen podría darle a Wally la ventaja que necesita para llegar hasta Heike y tener unas palabras con él.

Visto en Tecca

   

Ver fuente

Mini lámpara Anglepoise, para leer libros



Leer libros es bueno.


Y ahora, tras la desbandada general después del demoledor primer párrafo, mi dirijo a los que os habéis quedado esperando que esto sea de vuestro agrado.


Se trata de la mini-lámpara Tiny Tim, una versión en miniatura de la popular lámpara flexo Anglepoise.


Esta es especialmente ligera y, con el clip que incorpora, permite que sea acoplada al libro que estemos leyendo. Ideal para los que gustan de leer en la cama o en el coche.


Mide 17 cm. de altura (desplegada) y emite una luz potente gracias a su bombilla tipo LED.


 

   

Ver fuente

Ponle un buen bigote a Hitler

Puedes usar papel higiénico blanco, con aroma, con florecillas, con Sudokus o con Moby Dick; pero si realmente quieres darle un uso más que necesario a tus desechos, el papel higiénico de Drawtheshitler te permite hacer una labor social.

Hay que tener puntería, eso sí. Los estampados en ojos o flequillo no puntúan porque nadie quiere un bigote en los ojos (por la cuestión del afeitado, supongo). Ya tenemos la excusa perfecta para comer avena a raudales y esos yogures extraños que no te dejan salir de casa. De hecho, podremos montar fiestas del yogur donde todos los amigos van yendo por turnos al aseo y luego se expone y juzga la obra final. Es decir, esto une. Y todo lo que une es bueno.

Usar este papel higiénico como sustituto de servilletas está terminantemente prohibido. Pierde el feeling.

Visto en Boing Boing

   

Ver fuente

Platillo volante estrellado en tu jardín


Los platillos volantes tienden a estrellarse porque no son tan volantes como dicen. Normalmente lo hacen en parajes inhóspitos donde nadie pueda verlos excepto locos, vagabundos y agentes del FBI. A veces fallan y se dejan caer frente a un cualquiera y entonces ese tipo cambia de estatus social y pasa a ser considerado un loco vagabundo o un agente del FBI haciéndose pasar por un loco vagabundo. Vamos, que no hay forma de recibirlos con un café y unas pastas.


Ahora puedes darte el gustazo de tener tu propio platillo volante estrellado en el jardín. Uno pequeño, claro, de unos 80 centímetros de ancho por 55 de alto, pero lo suficientemente grande para que sea visto por todos. Los transeúntes te harán preguntas. Los vecinos te harán preguntas. Tu estatus social cambiará y ganarás el título de "tipo con un platillo volante estrellado en el jardín", que nunca está de más tenerlo para engordar el currículum y acceder a un puesto en el ministerio. No son muy exigentes, pero por si acaso.


Visto en The Green Head

   

Ver fuente